Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación

Reuniones y palabras que fortalecen la abogacía

Newark 10.03.2017 Juan Pablo Pezzi Traducción de: Jpic-jp.org

Del 16 al 19 de febrero del 2017 tuvo lugar en Modesto, California, el primer Encuentro Regional de los Estados Unidos de los Movimientos Populares Mundiales (WMPM).

Aunque, los movimientos populares tienen una larga historia en el mundo, aquellos que hicieron historia durante el siglo 20 fueron los de América Latina. Sus comienzos datan desde cuando "América Latina se independizó de España en la década de 1820". En ese momento, "los grupos populares se enfrentaron al desafío de encontrar un lugar para sí mismos en los nuevos estados o naciones postcoloniales". De estar sujetos a un monarca europeo, los grupos subalternos, (sean indígenas, afro-latinoamericanos, artesanos, campesinos, mujeres o soldados) pasaron a ocupar en esos momentos, un espacio social y político indefinido en los estados o naciones creados, al menos inicialmente, por poderosas élites "(Movimientos populares en la América Latina del siglo XIX). Estos movimientos populares se encontraron a menudo en oposición a la jerarquía católica en América Latina, debido a las críticas de Juan Paul II y del cardenal Ratzinger a la Teología de la Liberación. En 2014, por iniciativa del Papa Francisco, tuvo lugar en Roma la primera asamblea mundial de los movimientos populares (WMPM por su sigla inglés) cuyo propósito era crear un "espacio de encuentro" entre los líderes de la Iglesia y las organizaciones de base que trabajan para abordar los temas de la "economía de exclusión y la desigualdad" y trabajar por cambios estructurales que promuevan la justicia social, económica y racial. "¡Los pobres no sólo padecen la injusticia sino que también luchan en contra de ella! - dijo el Papa Francisco en su discurso a los participantes -  No se contentan con promesas ilusorias, excusas o coartadas. Tampoco están esperando con los brazos cruzados la ayuda de ONGs, planes asistenciales o soluciones que nunca llegan o, si llegan, llegan de tal manera que van en una dirección o busca anestesiar o domesticar. Esto es medio peligroso. Ustedes sienten que los pobres ya no esperan y quieren ser protagonistas, se organizan, estudian, trabajan, reclaman y, sobre todo, practican esa solidaridad tan especial que existe entre los que sufren, entre los pobres, y que nuestra civilización parece haber olvidado, o al menos tiene muchas ganas de olvidar.

Solidaridad es una palabra que no cae bien siempre". Luego, el Papa Francisco subrayó los objetivos: " Este encuentro responde a un anhelo muy concreto, algo que cualquier padre, cualquier madre quiere para sus hijos; un anhelo que debería estar al alcance de todos, pero hoy vemos con tristeza cada vez más lejos de la mayoría: tierra, techo trabajo. Es extraño, pero si hablo de esto para algunos resulta que el Papa es comunista".

La segunda WMPM tuvo lugar en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, los días 7, 8 y 9 de julio del 2015. La convicción de que las cuestiones sociales y ambientales son dos caras de la misma moneda que llevan a los compromisos finales: Profundizar el proceso de cambio; Vivir en armonía con la Madre Tierra; Apoyar el trabajo decente; Buscar viviendas decentes; Defender la tierra y la soberanía alimentaria; Construir la paz y la cultura del encuentro; Luchar contra la discriminación; Promover la libertad de expresión; Llevar la ciencia y la tecnología al servicio del pueblo; Rechazar el consumismo y apoyar la solidaridad. Las palabras del Papa Francisco, en esa ocasión, estuvieron marcadas por preguntas provocadoras: "¿Reconocemos, en serio, que las cosas no andan bien en un mundo donde hay tantos campesinos sin tierra, tantas familias sin techo, tantos trabajadores sin derechos, tantas personas heridas en su dignidad? ¿Reconocemos que las cosas no andan bien cuando estallan tantas guerras sin sentido y la violencia fratricida se adueña hasta de nuestros barrios? ¿Reconocemos que las cosas no andan bien cuando el suelo, el agua, el aire y todos los seres de la creación están bajo permanente amenaza? Entonces, si reconocemos esto, digámoslo sin miedo: necesitamos y queremos un cambio".

La 3ª WMPM se realizó  nuevamente en Roma (del 2 al 5 de noviembre de 2016) y reunió a 3.000 participantes. Al día siguiente se reunieron en la Plaza de San Pedro. Dirigiéndose a ellos, el Papa Francisco habló de un "hilo invisible": ¿Quién gobierna entonces? El dinero ¿Cómo gobierna? Con el látigo del miedo, de la inequidad, de la violencia económica, social, cultural y militar que engendra más y más violencia en una espiral descendente que parece no acabar jamás. ¡Cuánto dolor y cuánto miedo! Hay un terrorismo de base que emana del control global que el dinero tiene sobre la tierra y atenta contra la humanidad entera".

El Modesto WMPM reunió a cientos de líderes de base de las comunidades presentes en todo Estados Unidos con representantes del Vaticano, organizaciones internacionales de base y obispos de los Estados Unidos. Fue como abrir la temporada de las reuniones regionales de la WMPM, levantando la esperanza de que los movimientos populares puedan volver a ser, una vez más, a lado de la política, una fuerza sincera y no violenta de cambio. Y así podrán ser una verdadera fuerza de promoción y abogacía.

Deje un comentario