Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación

Ruanda de nuevo en una encrucijada peligrosa

Washington 16.08.2017 Theogene Rudasingwa, Presidente di ISHAKWE, Rwanda Freedom Moviment Traducción de: Jpici-jp.org

El mandato presidencial de por vida de Kagame vuelve a poner a Ruanda de nuevo en una encrucijada peligrosa. El 4 de agosto de 2017, el presidente Paul Kagame se eligió a sí mismo a una presidencia de por vida a través de las llamadas elecciones en las que obtuvo un voto perfecto de 99%, ganándose un puesto permanente junto a Stalin, Saddam Hussein Kim Jong Un entre los dictadores, vivos o muertos.

Las costosas y falsas elecciones fueron precedidas por el llamado referéndum para cambiar la Constitución, permitiéndole ser Presidente hasta el 2034. El movimiento por la Libertad de Ruanda (ISHAKWE por su sigla kirundi) considera nulos e írritos los resultados de este simulacro electoral. Como tal, de aquí en adelante, el Movimiento por la Libertad de Ruanda considerará la Presidencia de Paul Kagame como un poder desvergonzadamente ilegitimo al que todos los ruandeses deben poner resistencia.

Los resultados del recién concluido y costoso ejercicio electoral no han sorprendido ni a Paul Kagame, ni a los ruandeses ni a los observadores interesados en la política ruandesa. El 14 de julio de 2017, el presidente Paul Kagame declaró públicamente que todos conocían ya los resultados de las elecciones, al mismo tiempo que exigía estas elecciones inútiles que les costó a los empobrecidos contribuyentes cinco mil millones de francos ruandeses.

Cada nación que se transforma en un feudo bajo un mando tiránico niega a los ciudadanos el derecho a elegir y aspira en convertirlos en esclavos; y como reacción el pueblo tiene que someterse a la autoridad esclavizante o resistir para vencerla.

Hay varias razones por las que Paul Kagame busca permanecer indefinidamente en el poder. Una de ellas es evitar rendir cuentas por los crímenes que él y aquellos bajo su mando han cometido contra los ruandeses: crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio. El silencio o la complicidad de la comunidad internacional fortalecen a Paul Kagame para gobernar con impunidad. Junto con el miedo omnipresente que proviene de un gobierno de camarillas, también la indiferencia internacional ha sido un factor para el cíclico derramamiento de sangre en Ruanda en la continua búsqueda de cambio de régimen que nunca ha podido arreglar las estructuras de poder desde su fundación como nación hasta ahora.

Tampoco se han salvado los vecinos de Ruanda de sus crisis internas causadas por las repercusiones de cada efecto desestabilizante. El régimen de Paul Kagame se ha convertido en la principal fuerza perturbadora en la región de los Grandes Lagos de África, en particular en la República Democrática del Congo y en Burundi.

Guiándose por su apetito por los recursos naturales de los países vecinos, o defendiendo a los intereses comerciales y geoestratégicos extranjeros, el régimen de Kagame (RPF / DMI) ha asumido el papel que anteriormente era desempeñado por dictadores como el presidente Mobutu del ex Zaire durante la Guerra Fría.

En cada vuelta de camino, mientras el Ruanda era testigo de cataclismos que se caracterizaban por muertes y destrucción, la comunidad internacional abandonaba a personas indefensas a manos de camarillas violentas. Dos organizaciones políticas -el MRND (camarilla hutu) y el FPR (camarilla tutsi) que triunfaron en 1994- han infligido daños sin precedentes a la sociedad ruandesa en su historia centenaria como nación. En 1994, cuando la organización del MRND desató a sus fuerzas de seguridad y milicia contra los tutsis en el genocidio más rápido registrado en la historia de la humanidad, la comunidad internacional abandonó a los ruandeses. Antes y después del genocidio tutsi, el nuevo establecido poder del FPR, bajo el mando de Paul Kagame, de su Dirección de Inteligencia Militar y los oficiales tutsis, arrebató sobre la población hutu de Ruanda y de la República Democrática del Congo, ejecutando con despiadada eficiencia lo que se conoce hoy en día como un genocidio, con crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad bien documentado pero no reconocido. La comunidad internacional ha de nuevo abandonado a los ruandeses al no haber logrado que el régimen RPM / DMI de Kagame rindiera cuenta de estas atrocidades.

La comunidad internacional ha abandonado nuevamente a los ruandeses. A pesar del apoyo abierto y encubierto que recibe este régimen por algunos miembros de la comunidad internacional, las fuerzas democráticas ruandesas que luchan por un cambio pacífico todavía esperan que la comunidad internacional se vuelva un socio fiable en el desarrollo social, económico y político de Ruanda.

Por terrible que sea esta realidad, resulta muy claro, urgente e ineludible que los mismos ruandeses busquen soluciones para sus problemas.

Como demuestra reiteradamente la historia, las consecuencias a largo plazo de un papel desestabilizador, saqueador, conflictivo y tirano como el de Kagame pueden ser ignoradas durante algún tiempo, pero son graves y reales. Por ahora, la paz puede parecer un sueño lejano para la mayoría de los ruandeses. Evidentemente, el precio de desarraigar las raíces malvadas y arraigadas de la tiranía en Ruanda será probablemente alto y será solo el resultado de una acción unida, que sea llevada adelante a corto, mediano y largo plazo. No hay solución rápida y barata a la tiranía.

Hacemos entonces un llamamiento a todos los ruandeses para que resistan y luchen por sus derechos humanos fundamentales, la justicia, la democracia y el estado de derecho.

El Movimiento por la Libertad ISHAKWE-Ruanda está plenamente comprometido a ser una vanguardia en la lucha para unir a todos los ruandeses y a sentar las bases sostenibles para un Ruanda libre y próspero.

Theogene Rudasingwa es un médico tutsi, antiguo jefe de gabinete de Kagame y ex embajador ruandés en Estados Unidos, es ahora un refugiado político condenado por Kagame a una prisión militar de 24 años.

Artículos relacionados:

- The dangerous implications of Kagame’s life presidency and its Anglo-American connections. Kagame rules with reckless intransigence and impunity. He has conveniently forgotten that the civil wars of 1959 and 1990s were about the exclusion of whole ethnic groups from state power. The dream of freedom and peace remains distant for Rwandans.

- The West’s favorite African ruler wins by 99%, arrests opponents Rwanda is a nation of extreme poverty and fear hidden behind its glittering capital city. It seems likely that Diane Rwigara who dared to challenge Paul Kagame in the August poll will be tried in a kangaroo court on trumped up charges and sent to prison, like Victoire Ingabire.

- Rwanda's brave women leaders expose Kagame's inhuman character Rwanda is often highlighted globally for its large numbers of women in elective politics. But those are women who only sing Paul Kagame's praises. Dianne Rwigara and Victoire Ingabire are different. They have exposed the inhuman, fearful and anti-African character of Kagame and his regime.

- Victoire Ingabire in danger as Kagame cracks down hard in Rwanda
Fresh from "winning" 99% of the vote in August, Rwanda's ruler Paul Kagame has turned his wrath on the opposition. Several people have been arrested in recent days.

- The most important: America’s secret role in the Rwandan genocide   The violence that shocked the world in 1994 did not come from nowhere. While the CIA looked on, its allies in the Ugandan government helped to spread terror and fuel ethnic hatred.

- Rwanda poll was not free or clean, UK now claims British envoy says he saw irregularities in the counting of ballots and vote tabulation.

- Paul Kagamé, modèle rêvé pour présidents africains
Le président rwandais, réélu avec 98 % des voix samedi, tient son pays d’une main de fer depuis 1994. Son parti pris autocratique et défiant l’Occident sans susciter de contestation fascine.

 

Deje un comentario